Los 8 utensilios básicos que no pueden faltar en tu cocina

Comenzar a vivir solo o en pareja siempre será todo un reto, pero con los elementos precisos podrás comenzar una nueva aventura de la mejor forma posible. Si bien son muchas cosas por las que hay que empezar, los utensilios de cocina son una buena forma de comenzar una nueva vida, pero si no sabes cuáles elegir o cuáles son los que necesitas, estás en el lugar correcto. 

Sartenes. Comienza por un básico de básicos. Las sartenes serán indispensables en tu cocina ya que con ellas podrás freír y cocer diversos alimentos, sobre todo si se trata de cocinar en pequeñas porciones.

Ollas. Ideales para hervir, mezclar diversas verduras y preparar platillos especiales como caldos o sopas. Se recomienda que utilices una olla antiadherente para que nada se le pegue y nos dure mucho más tiempo.

Espátulas y cucharas mezcladoras. De preferencia te recomendamos que éstas sean de madera o plástico, ya que así garantizas que tus ollas, sartenes y otros utensilios no se rayen con el tiempo.

Juego de cuchillos. Uno de los utensilios más importantes para la cocina son los cuchillos y contrario a lo muchos creerían solo necesitas de dos piezas; un cuchillo de chef (también conocido como cebollero) y uno de puntilla o pelador. No olvides afilarlos de forma constante para mantenerlos en perfecto estado.

Tablas para picar. Estás serán indispensables a la hora de cortar cualquier tipo de vegetal, frutas o carnes, ya que además protegerás tus manos al evitar cortaduras y mantendrás en filo de tus cuchillos por mucho más tiempo.

Abrelatas. Recuerda que muchos de los ingredientes que tienes en la cocina vienen enlatados y no muchos cuentan con un sistema abre fácil, así que un buen abrelatas te sacará de varios apuros.

Rallador. Cuando elijas un rallador, procura que sea uno de buena calidad, pues aunque sea un poco más caro la inversión se verá reflejada en la durabilidad del mismo.

Guantes protectores. Estos son muy útiles a la hora de cocinar, ya que protegerás tus manos de quemaduras o salpicaduras del aceite caliente. Recuerda que los guantes deben ser de tela y se deben ajustar de forma perfecta a la forma de tu mano.